webLoaded = "false" Loadclientside=No
webLoaded = "false"

Listeria

  • La Listeria Monocytogenes es una bacteria Gram-positiva, con forma de vara. Observada por primera vez en la literatura científica en la década de 1920, ha sido ampliamente investigada entre los microbiólogos desde la década de 1960. Este organismo sigiloso es omnipresente en el medio ambiente, a menudo se encuentra en condiciones de humedad, incluido el suelo, las aguas superficiales y la vegetación en descomposición. Tolerante a la sal y capacz de resistir y crecer a temperaturas inferiores a 1 ° C, L. Monocytogenes es un organismo patógeno resistente. Sus flagelos (apéndices en forma de pelos que sobresalen de su estructura celular) le permiten nadar a través de una variedad de huéspedes, aunque a un en un rango de temperatura más cálida y estrecha.

    Listeria Monocytogenes es la más peligrosa de las 17 especies conocidas en el género Listeria. Solo otro miembro de su tribu (Listeria Ivanovii) se considera patógeno, pero reside principalmente en los animales, no en los humanos.

    Entre los alimentos que más frecuentemente se asocian a la listeriosis se encuentran:

    • aquellos con largos periodos de conservación en el refrigerador (L. Monocytogenes puede multiplicarse hasta alcanzar cifras considerables a temperatura de refrigeración si se les da tiempo suficiente para ello);
    • aquellos que se consumen sin ningún tratamiento (por ejemplo sin ser cocinados) que elimine la bacteria.

    Los alimentos implicados en los brotes han sido productos cárnicos listos para comer, como salchichas, patés, salmón ahumado y salchichas de carne cruda fermentada, así como productos lácteos (entre ellos quesos blandos y leche y helados no pasteurizados), ensaladas preparadas (ensaladas con repollo y germinados) y frutas y hortalizas frescas.

    "L. mono "no es una causa principal de enfermedades transmitidas por los alimentos, sin embargo, se encuentra entre las principales causas de muerte por enfermedades transmitidas por los alimentos. Los alimentos de mayor riesgo son los embutidos y los productos cárnicos listos para comer (carnes y salchichas cocinadas, curadas o fermentadas), quesos blandos y pescados ahumados. El consumo de carne contaminada con gran número de L. Monocytogenes es la principal vía de infección. Además, puede transmitirse de persona a persona, sobre todo de la embarazada al feto.

    L. Monocytogenes es ubícua en la naturaleza y se encuentra tanto en el suelo y el agua como en el tubo digestivo de los animales. Las hortalizas pueden contaminarse por el suelo o por el uso de estiércol como fertilizante. Los alimentos listos para comer también pueden contaminarse durante el procesamiento, y la bacteria puede multiplicarse hasta niveles peligrosos durante la distribución y el almacenamiento.

    La listeriosis es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más graves, aunque relativamente rara (0,1 a 10 casos anuales por millón de personas, dependiendo del país y la región). Aunque el número de casos es pequeño, la alta tasa de mortalidad de esta infección la convierte en un importante problema de salud pública. Las personas más afectadas por la infección bacteriana de L. Monocytogenes, la listeriosis, son aquellas con deficiencias del sistema inmune, causadas por medicamentos contra el cáncer, el SIDA y otras razones. Las mujeres embarazadas están infectadas desproporcionadamente con L. Monocytogenes, pero por lo general solo experimentan síntomas leves similares a la gripe. Lamentablemente, a los bebés que llevan no siempre les va tan bien, ya que mueren en el útero o nacen muertos a ritmos preocupantes.

    En general, la forma más grave de la infección tiene una tasa de letalidad del 15 al 30 por ciento de la población. Cuando ocurre una meningitis listerial, la tasa de letalidad puede llegar al 70 por ciento. En infecciones perinatales / neonatales, es más del 80%.


webLoaded = "false"

webLoaded = "false"

Brotes, Recomendaciones y Métodos de Detección

  • Muchos alimentos se han asociado con L. Monocytogenes, especialmente cuando están en forma cruda. Los ejemplos principales incluyen productos procesados ​​listos para el consumo, aves y carnes, verduras, mariscos y leche o quesos no pasteurizados (especialmente variedades blandas) y helado.

    La contaminación puede provenir de estas materias primas, del aire y de los trabajadores de alimentos y entornos de procesamiento de alimentos. La mayoría de los expertos coinciden en que la contaminación posterior al procesamiento de las superficies en contacto con alimentos representa el peligro más claro y más presente, además las superficies pueden albergar al organismo durante años.

    En la última década, varios brotes de alto impacto de L. Monocytogenes han plagado a las compañías de alimentos y sus consumidores, atrayendo más atención y atención por parte de los inspectores, los medios y el público en general. Algunos han apodado el creciente interés en este patógeno como una "histeria de Listeria".

    Ciertamente, el control de las especies de Listeria, incluida Listeria Monocytogenes, es vital. Los procesadores de alimentos no pueden bajar la guardia para probar este persistente patógeno, por medio del muestreo metódico del producto final y las áreas clave dentro de los entornos de producción de alimentos, así como otras superficies en contacto con alimentos y no alimentos en plantas que podrían ser reservorios de Listeria. También deben ser conscientes del hecho de que L. Monocytogenes puede crecer en temperaturas refrigeradas.

    Para ayudar a estos esfuerzos críticos, los productores de alimentos cuentan con la tecnología para cultivar potencialmente organismos selectivos como Listeria Monocytogenes a niveles detectables, al tiempo que evitan que los microorganismos menos dañinos también crezcan e interfieran con las pruebas precisas. Luego deben evaluar su presencia y prevalencia.

    El control de L. Monocytogenes es necesario en todas las fases de la cadena alimentaria, y la prevención de la multiplicación de la bacteria en el producto alimentario final requiere un enfoque integral. Dicho control plantea problemas considerables, dada la ubicuidad de la bacteria, su gran resistencia a los métodos de conservación habituales, como la sal, el humo o la acidez, y su capacidad de sobrevivir y crecer a temperaturas de refrigeración (alrededor de los 5 ºC). Todos los sectores de la cadena alimentaria deben aplicar prácticas higiénicas y de fabricación óptimas, así como un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos basado en los principios del Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos.

    Directrices sobre la aplicación de principios generales de higiene de los alimentos para el control de Listeria Monocytogenes .Ver documento

    La OMS y la FAO han publicado una evaluación cuantitativa del riesgo de contaminación por Listeria de los alimentos listos para comer. Dicha evaluación ha sido la base científica para la elaboración por la Comisión del Codex Alimentarius de las Directrices sobre la aplicación de principios generales de higiene de los alimentos para el control de Listeria Monocytogenes en los alimentos, que incluyen criterios microbiológicos (es decir, límites máximos para la presencia de L. Monocytogenes en los alimentos).

    Los fabricantes de alimentos también deben realizar las pruebas microbiológicas que procedan a la hora de validar y comprobar el correcto funcionamiento de sus procesos basados en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos y otras medidas higiénicas. Además, los que produzcan alimentos asociados al riesgo de contaminación por Listeria deben realizar controles del medio para identificar y eliminar sus nichos, y en particular las áreas que favorecen el establecimiento y la proliferación de L. Monocytogenes. Relacionando las bacterias aisladas en los pacientes con las aisladas en los alimentos, las tecnologías modernas basadas en la huella genética (secuenciación de todo el genoma) permiten una identificación más rápida de los alimentos en el origen de los brotes de listeriosis.

    Los kits de prueba rápidas para las especies de Listeria, así como para el patógeno Listeria Monocytogenes, se encuentran entre las pruebas de más rápido crecimiento en la industria alimentaria. A medida que los requisitos regulatorios globales han cambiado y se vuelven más estrictos, la demanda de pruebas de Listeria ha aumentado dramáticamente. Además, a medida que la industria alimentaria se ha vuelto más global y cada vez más competitiva, los procesadores quieren resultados que puedan entregarse más rápido y con más detalles.

    Para facilitar estos cambios, y en los esfuerzos para lograr la mejora continua, los productores de alimentos recurren a tecnologías avanzadas basadas en la ciencia molecular (ADN o ARN) para amplificar y detectar un objetivo genético específico de organismos como Campylobacter que pueden estar en sus muestras, por lo que se puede controlar su presencia y prevalencia. Los ensayos 3M® Ensayo de Detección Molecular 2 - Listeria Monocytogenes y 3M® Ensayo de Detección Molecular 2 - Listeria SPP, kits de prueba que en conjunto con el galardonado 3M® Sistema de Detección Molecular, ayudan a resolver esta necesidad al brindar mayores niveles de velocidad, simplicidad y eficiencia al análisis microbiológico de diversas industrias. Resultados en sólo 24 horas con un método simplificado.


Otros Sitios 3M
Síguenos
Cambiar ubicación
Argentina - Español